viernes, 7 de diciembre de 2007

EL PERGAMINO DE CHINON

Desde principios de su reinado, la obsesión del rey de Francia, Felipe IV el Hermoso, era la de agrandar el territorio de la Corona francesa. Así, muy pronto incorporó a ésta la Champaña y algunos territorios pirenaicos como Soule y Bigorra, que pertenecían a su esposa, Juana de Champaña, reina de Navarra. Posteriormente incorporó a la Corona Vivarais, Lyon y Valenciennes. No contento con esto compró más territorios con gran desembolso, como Quercy, Chartres y posteriormente Angulema, La Marche o Lusignan en 1303.

Todas estas compras de territorios generaron unos enormes gastos que mermaron las arcas. Pero no sólo la compra de tierras exprimió las finanzas reales, sino también la reorganización del ejército, del que elidió las levas y las sustituyó por mercenarios, así como también el pago de los diezmos a la Santa Sede, los cuales suponían una constante y enorme derivación de numerario a cuenta del erario público. Entre esas y otras causas, devino una deficiencia económica de grandes proporciones a la corona.

Tras este desastre económico el rey necesitaba sanear las arcas del reino, para lo cual los recursos utilizados fueron diversos. Una de las medidas que tomó Felipe IV fue la de acuñar moneda alterando el valor intrínseco de esta. No le salió bien la argucia, puesto que finalmente los precios acababan ajustándose al nuevo valor y la corona terminaba teniendo que pagar con la misma moneda adulterada, perdiendo claramente dividendos. Otra de las medidas que adoptó el monarca francés fue la liberación de la servidumbre a cambio de dinero. También creó, en sus dominios directos, el impuesto denominado el Matelote, que era un impuesto que se gravaba en las ventas hechas en esos territorios. Impuesto, no hace falta decirlo, nada popular entre los comerciantes y que creó más de una queja directa al monarca. Por último solicitó ayuda a sus vasallos feudales, la nobleza, las ciudades, la iglesia, etc.

La iglesia estaba exenta de dar ayuda financiera pero, tal y como hemos dicho, si que cobraba los diezmos eclesiásticos. Lo único que podía realizar la Iglesia, y que tenía potestad para hacerlo, era dejar de percibir los emolumentos de un reino o una ciudad. En este caso, debido a sus propios problemas financieros en pugna, el Papa no aceptó la propuesta del rey francés.

A pesar de todo, el rey trató de evitar el pago del diezmo y obtener dinero de la iglesia sin la intercesión del Papa, cosa que le llevó a un violento conflicto con el Sumo Pontífice, Bonifacio VIII (Benedetto Gaettani 1235-1303) Tal conflicto puso en evidencia las artimañas y la falta de honestidad del monarca, hasta tal punto que las diferencias entre ambos terminaron con el arresto del Papa en Agnani, cosa que dio lugar al famoso Ultraje de Agnani.

Las diferencias entre el monarca francés y el Papa llevaron al primero, instigado por su canciller Guillem de Nogaret, a intentar deponer al Papa. Así, en 1303 y en coalición con Sciarri Colonna, miembro de la rama romana de la familia Colonna, (una familia con la que el Papa Bonifacio VIII tenía también fuertes disputas y desavenencias) el rey envió a Nogaret y Colonna junto con 300 hombres a Roma para cumplir con el plan de deponer al Papa. Cuando estos llegaron comprobaron que el Pontífice no se encontraba allí sino en Agnani, una localidad del Lacio. Entonces se dirigieron allí y lo arrestaron. Finalmente, y tras el saqueo de la localidad, los lugareños se enfrentaron con los rebeldes y consiguieron liberar al Papa. Pero mientras éste estuvo cautivo y, debido quizá a su fuerte carácter, que le hizo revolverse en contra de su posición, Colonna llegó a abofetearlo en varias ocasiones. Esto humilló de tal manera al Pontífice que murió al mes siguiente, según se dice, a causa de la humillación sentida por las bofetadas.

Tras la muerte del Papa Bonifacio VIII subió al solio pontificio Benedicto XI (Nicolás Boccasini 1240-1304) que dado su carácter sumiso absolvió al rey y a Nogaret del delito contra su antecesor. Después le siguió el débil Papa Clemente V (Bertrand de Got 1264-1314), a quien el Rey francés obligó a cambiar la ubicación de la Santa Sede, trasladándola a Avignon. Cosa que pone en evidencia la sumisión y debilidad de carácter de éste.

Tras todo eso, la economía real no se había recuperado, sino más bien al contrario, inclúso le debía mucho dinero a la Orden religiosa de los Templarios, que le habían cedido créditos para el pago de las compras de territorios y otros gastos. Al no conseguir mayores emolumentos de la iglesia, Nogaret seduce al rey con la idea de hacerse con los bienes de la Orden. Se conseguirían dos objetivos con una sola acción: Cancelar las deudas contraídas con el Temple y llenar las arcas reales con los bienes de ésta. A partir de aquí todo fue más sencillo. Al tener el Papa Clemente V una ostensible falta de carácter, sería más fácil convencerlo de las acusaciones contra esa Orden.

En 1307 son arrestados todos los templarios que hay en territorio francés, bajo las órdenes de Felipe IV y con la acusación de herejía. Esta detención se realizó sin el consentimiento papal, el cual alza una protesta en contra. Pero Felipe IV tenía las ideas claras y la argucia bien consolidada y así le presenta al pontífice todas las confesiones, obtenidas bajo tortura, de los monjes templarios.

Esto llega a convencer a Clemente V, el cual edita la bula Pastoralis Praeminent, en la que se decreta la detención de los caballeros templarios en todos los territorios cristianos. Pero aún así el Papa duda de la veracidad de las acusaciones y debido a la enorme presión ejercida por el rey francés, Clemente V acaba por editar la bula Regnum in Coelis en la que convoca el concilio de Vienne que fue celebrado entre 1311 y 1312 y que dio lugar a la bula Voxim in Excelso en la cual se suprimió la Orden Templaria, aunque no se la condenó.

EL PERGAMINO DE CHINON

A finales de octubre de 2007 saltó la noticia, en periódicos y prensa especializada, de la reaparición de un pergamino con la absolución papal de los templarios. Aunque la noticia salió en 2007, la verdad es que el pergamino había sido hallado en 2002 por la historiadora italiana Barbara Frale (Viterbo1970),que es agregada a la Scuola Vaticana de Plaeografia e Archivistica, donde realiza seminarios de historia papal y de la curia. La investigadora halló traspapelado el documento que se había extraviado debido a un error de catalogación.

El folio, fechado en el castillo Chinon, entre el 17 y el 20 de agosto de 1308, tiene unas dimensiones de 70 x 58 cm. y todavía lleva los sellos de los tres legados pontificios que formaron la Comisión especial nombrada para ese efecto por el Papa Clemente V. Los cardenales que firmaron como ejecutantes de la Comisión, llamada Ad Inquirendum, fueron Berenguer de Fredol, sobrino del Papa, Étienne de Suisy y Landolfo de Branccaci. El pergamino contiene la absolución papal de la Orden, absolución que no llegó a ser efectiva, como todos sabemos, pero que demuestra la futilidad de los argumentos de Clemente V en contra de los esgrimidos por parte de Felipe IV y abona sobre la idea de la debilidad de carácter de este Papa al dejarse influenciar por el manipulador rey francés.

Tras la Invocatio y la Intitulatio del Protocolo del documento, podemos saber que el pontífice nombró la comisión para saber de origen la “pura, plena e integra verdad” que había tras las acusaciones del monarca. Ordenó interrogar al Gran Maestre Jacques de Molay y a los distintos mandatarios templarios, retenidos en el castillo de Chinon, localidad francesa del Loire.

En el documento se mencionan algunas de las pruebas iniciáticas a las que fue sometido Jacques de Molay para ser admitido como Hermano de la Orden a cargo de Hubert de Parraud en Beune, cuarenta y dos años antes.

Finalmente los legados indican que el Gran Maestre “ repudiaba cualquier herejía y que pedía humildemente el beneficio de la absolución, cosa que también hicieron éstos, recomendando acogerle de nuevo en la unidad de la Iglesia y restituirle a la comunión de los fieles y a los sacramentos eclesiásticos". El Papa concedió la absolución, pero curiosamente no es hasta este siglo en que el nombre de los templarios queda rehabilitado, tras el descubrimiento y el anuncio de ese mismo documento 700 años después.

El Vaticano, junto a la editorial Scrinium, ha publicado un libro que recoge la edición facsímil del original del pergamino y las actas del proceso a los Templarios (1308-1312) titulado Processus Contra Templarios. Además, en otro volumen, se puede encontrar la transcripción de esas actas, (que ya habían sido parcialmente transcritas en 1877 por Shottmüller) junto con una traducción crítica de las mismas. Estos libros publicados por el Vaticano y la editorial Scrinium pertenecen a la colección Exemplaria Praetiosa, del Archivo Secreto Vaticano. La colección es de tirada limitada, consta de 800 unidades a casi 6000 euros la unidad. Una ya ha sido reservada para el Papa Benedicto XVI, el resto están ya agotadas por los pedidos hechos por las universidades, bibliotecas, expertos, etc.

Bueno, aquí dejo tres enlaces. El primero, obviamente nos lleva al Archivo Secreto Vaticano, al documento digitalizado en cuestión. El siguiente a una página sobre los Templarios para quien desee conocer más a fondo el tema de esta Orden de monjes guerreros y por último un enlace a la editorial Scrinium para curiosear por sus proyectos y publicaciones.

Salud.

The Damned

El Pergamino de Chinon

Los Templarios

Editorial Scrinium

miércoles, 31 de octubre de 2007

LAS IDEAS DE HITLER SOBRE FRANCO Y ESPAÑA

Recientemente he encontrado un libro titulado El Testamento Político de Hitler. Lo estuve hojeando y me encontré con un capítulo dedicado a España y a Franco. En teoría, allí Hitler da su íntima opinión sobre si hubiera sido adecuado dejar que España entrara en la guerra, o qué consecuencias hubiese tenido tal evento entre otras cosas. Y he dicho en teoría, porque como la historia contemporánea no es mi campo, no he podido averiguar si realmente este “testamento” de Hitler es auténtico o bien pasa como con sus famosos Diarios, que publicó por entregas la revista alemana Stern en 1983 y que resultaron ser más falsos que la calabaza de halloween.

El testamento está compuesto por unas notas y grabaciones que tomó el secretario personal de Hitler, Martin Bormann muerto en Chile en 1945. Estas notas se editaron posteriormente en 1951. Voy a transcribir el comentario en cuestión. El libro de donde lo he sacado es una edición de 1960 de la editorial mexicana Diana. El título es El Testamento Político de Hitler. Con las notas de Martin Bormann, el prefacio de H.R. Trevor-Roper; comentarios de André François-Poncet de la Academia Francesa y presentado por François Genoud.

El texto es el siguiente:

Cuartel General del Fürer, 10 de febrero de 1945

Me he preguntado, a veces, si no cometimos un gran error cuando, en 1940, no hemos arrastrado a España a la guerra. Bastaba una nada para empujarla, pues, en suma, ardía en deseos de entrar, en seguida de los italianos, en el club de los vencedores.


Franco, evidentemente, consideraba que su intervención valía un precio elevado. Sin embargo, pienso que, a despecho del sabotaje sistemático de su cu
ñado jesuítico, hubiese aceptado acompañarnos en nuestra empresa en condiciones razonables: la promesa de algún pedacito de Francia para la satisfacción de su orgullo, y un trozo substancial de Argelia para el interés material.

Pero como España no podía aportarnos nada tangible, he juzgado que su intervención directa en el conflicto no era deseable. Por supuesto que ello nos hubiera permitido ocupar Gibraltar. Pero por otra parte, constituía la certeza de añadirnos kilómetros de costas que defender sobre el Atlántico, desde San Sebastián hasta Cádiz. Y, suplementariamente, con esta consecuencia posible: la renovación de la guerra civil, suscitada por los ingleses. En esa forma, nos hubiésemos encontrado ligados a la vida y a la muerte de un régimen que, menos que nunca, goza de mi simpatía, ¡ un régimen de acaparadores capitalistas maniobrados por la clerigalla! No le puedo perdonar a Franco el no haber sabido, en cuanto terminó la guerra civil, reconciliar a los españoles, el haber hecho a un lado a los falangistas, a quienes España debe la ayuda que le hemos prestado, y el haber tratado como a bandidos a los antiguos adversarios que estaban muy lejos de ser rojos todos. No es ninguna solución el poner fuera de la ley a la mitad de un país, mientras que una minoría de salteadores se enriquece a costa de todos... con la bendición del clero. Estoy seguro de que entre los presuntos rojos españoles había muy pocos comunistas. A nosotros nos han engañado, porque jamás hubiese yo aceptado, sabiendo de qué se trataba en realidad, que nuestros aviones sirvieran para aplastar a pobres muertos de hambre, y para restablecer en sus privilegios horribles a los curas españoles.

En suma, el mejor servicio que España podía prestarnos en este conflicto, ya nos lo ha prestado: obrar de modo que la Península Ibérica quedara excluida de él. Ya era bastante con arrastrar la bala de cañón italiana. Sean cuales fueren las cualidades del soldado español, España, en su estado de impreparación y desamparo, nos habría estorbado considerablemente, en lugar de ayudarnos.

Pienso que esta guerra ha establecido por lo menos una cosa, a saber: la decadencia irremediable de los países latinos. Nos han demostrado definitivamente que no están comprendidos ya dentro de la carrera, que están descalificados, y que carecen por completo del derecho de opinar en el arreglo de los asuntos del mundo.

Lo más sencillo hubiese sido ir a ocupar el peñón de Gibraltar por nuestros comandos, con la complicidad de Franco, pero sin entrada en la guerra por parte suya. De seguro que Inglaterra no le hubiese declarado la guerra a España tomando esa ocupación como pretexto. Se hubiera considerado más que complacida con que permaneciese fuera de la beligerancia. En cuanto a nosotros, eso nos evitaba el riesgo de un desembarque británico efectuado sobre las costas de Portugal.

Bien, éste es el texto. Hay varias cosas que llaman la atención: la opinión que tenía Hitler sobre Franco y España y el fracaso a ojos de Hitler de la política de Franco después de la guerra con relación a los vencidos. Lo podemos ver cuando dice: “... España, en su estado de impreparación y desamparo, nos habría estorbado considerablemente, en lugar de ayudarnos... nos hubiésemos encontrado ligados a la vida y a la muerte de un régimen que, menos que nunca, goza de mi simpatía... No le puedo perdonar a Franco el no haber sabido, en cuanto terminó la guerra civil, reconciliar a los españoles... No es ninguna solución el poner fuera de la ley a la mitad de un país, mientras que una minoría de salteadores se enriquece a costa de todos... con la bendición del clero.”

Es obvio, bajo estas premisas, que a Hitler no le interesaba para nada Franco ni España. Si en algún momento hubiera pensado en acudir a España, habría sido pensando en la utilidad que podría haber sacado con la toma de Gibraltar, dando a cambio unas migajas del pastel a Franco, un Franco deseoso de intervenir en la contienda para agradar al Fürer y sacar esas migajas. El propio Hitler abona la idea de que Franco quería entrar en beligerancia pero que fue mermado en sus ansias por su cuñado, Serrano Suñer. Pero parece ser que las ideas reales de entrar en el conflicto provenían también del propio Serrano Suñer, según se desprende de un artículo publicado en la revista La Aventura de la Historia en su número 61 correspondiente a noviembre de 2003, Hitler, la apuesta de Serrano Suñer y firmado por Xavier Moreno Juliá, profesor de Historia Contemporánea en la Escuela Universitaria de El Vendrell de Tarragona. También en la misma revista, pero en el número 84 correspondiente a octubre de 2005, podemos encontrar un artículo sobre la entrevista de Franco y Hitler en Hendaya, firmado por David Solar, en el cual cuenta que Franco escribió una carta elogiando la gran capacidad estratégica de Hitler, puesta de manifiesto durante el desembarco de Dunkerque a mediados de 1940, en la cual Hitler derrotó a las tropas anglo-francesas y dándole a entender que se pondría a su lado ( el lado de los vencedores) si él así se lo pedía. De ahí que hubiese una reunión en Hendaya, además era la oportunidad, según Franco, de conseguir de Alemania unas posesiones en Argelia o Marruecos, cosa a lo que no accedió Hitler. Según reza en el documento transcrito más arriba, desechaba la idea por el gran dispendio que significaría defender un territorio tan costero y difícil de conseguir como las costas atlánticas de España. Realmente se conseguía poco a cambio y en realidad España no aportaría nada material a Alemania.

Hitler tenía la idea de que Franco lo había engañado y se arrepiente de haberlo ayudado enviándole sus aviones para machacar a una población inocente y desamparada. (¡Extraña humanidad ambivalente la de Hitler!) Pensando que no había tanto comunista como Franco le había vendido. Además algo que irritaba a Hitler de la política de Franco es su apoyo clerical. Incluso tacha a Serrano Suñer de “jesuítico” y abomina de haber ayudado a Franco a restablecer los privilegios a la clerecía en España.

Para finalizar me gustaría resaltar el punto más discriminador de Hitler al opinar que los paises latinos ya no tenemos el derecho de opinar sobre las cuestiones del mundo. El propio Hitler da a entender que Italia también es una rémora para él y sus planes, pero desde un principio deseó siempre la ayuda de Italia, pero el Duce le salió distinto a como esperaba y solo lo utilizó en beneficio propio. Así es normal que no quisiese arriesgarse a la unión de España a su objetivo. Afortunadamente fuese porque el Fürer no quiso o porque Franco realmente se abstuvo, pudimos evitar una nueva etapa sangrienta en nuestra historia.

Como dije al principo, no sé a ciencia cierta si esos documentos llamados El Testamento Político de Hitler son del todo reales o no. Si alguien lo sabe con certeza me gustaría que me lo comentase.

Aquí dejo dos enlaces, uno es una entrada de Wikipedia sobre el autor de las notas del Testamento, Martin Bormann; y el segundo enlace es a una página en la que está recogido todo el Testamento Político de Hitler, por si a alguien le interesa conocer más sobre este libro. Curiosamente lo encontre después de haber hojeado el mío.

Salud, The Damned

Enlaces:

Biografia de Martin Bormann.

El testamento político de Hitler

martes, 25 de septiembre de 2007

LINKS DE HISTORIA Y ARQUEOLOGIA

Mientras estoy ultimando el siguiente post, me gustaría dejarles unos cuántos links sobre historia y arqueolología que particularmente me encantan, pues sin más demora ahí van:

El primero se trata de una revista arqueológica virtual con muchos artículos, noticias y enlaces de lo más interesantes, su dirección es:

TERRAE ANTIQUAE

El segundo se trata de la pàgina del Vaticano, con el siempre interesantímo apartado del archivo secreto del Vaticano:

Archivo Secreto del Vaticano


Seguimos con el "Arxiu de la Corona d'Aragó" (Archivo de la Corona de Aragón). Este link esta vinculado al apartado sobre la exposición permanente que ha abierto el archivo con motivo de la apertura tras la rehabilitación de la que fue la sede durante muchos años del archivo. Es un recopilatorio virtual de los documentos expuestos en la exposición. Excelente la exposición, la pàgina podría mejorar las fotos de los documentos y añadirles un poco más de resolución para poder observar mejor los textos.

Exposición de L'Arxiu de la Corona de Aragó

Ahí va uno sobre mitología celta. Se trata de una sencilla pero interesante página de mitología.

IREGUA

Esta es la página personal de un arqueólogo de lo más interesante

La página de Pere Izquierdo

Espero tener acabado pronto el post siguiente que tratará sobre una canción bretona del siglo IX en la que se narra un pillaje a bretaña por parte de los vikingos, será muy interesante.
Salud, The damned

martes, 11 de septiembre de 2007

LA ÚLTIMA LEGIÓN


Hoy solo voy a escribir unas líneas para comentar una película de temática histórica. La Última Legión es su título. Este film dirigido por Doug Lefler e interpretado en sus principales papeles por Colin Firth y Ben Kingsley, está basada en uno de los postreros libros del autor italiano Valerio Massimo Manfredi, autor también de la excelente obra Alexandros, y en ella se narran las vicisitudes acaecidas tras la coronación del último emperador de Roma occidental, Romúlo Augústulo y su abdicación, forzada por el caudillo bárbaro Odoacro.
La idea principal del film es presentar una hipótesis que explique el origen de Excalibur, la fantástica espada del rey
Arturo.
Yo en verdad aun no me he leído el libro de Manfredi, así que no puedo opinar sobre él, pero sí puedo hacerlo sobre la película. Si alguien cree que yendo a verla podrá aprender algo más sobre la caída del Imperio Romano que vaya empezando a olvidarse de la cuestión, pues la película es una mera cinta de aventu
ras sin más pretensiones, llena de anacronismos y errores históricos que son licencias cinematográficas del director para impulsar el dinamismo del discurso fílmico y han sido hechos con conocimiento de causa por parte de éste. Voy a poner como ejemplo, sin entrar mucho en detalle algunos casos de las más evidentes de las "licencias cinematográficas", dejando de lado anacronismos muy flagrantes como aquel del legionario romano de raza oriental, chino o japonés no lo pude averiguar, que se asoma por allí entre otras lindezas.
La narración comienza con la coronación como emperador del joven Rómulo Augústulo, hijo de un Magister Militum llamado Flavio Orestes que lo había ascendido al puesto de Cesar el 31 de octubre de 475 tras dirigir una insurrección que derrocó al emperador Julio Nepote, siendo éste considerado por algunos historiadores como el verdadero último emperador de la Roma de occidente. En la película la coronación ocurre en el año 476 un día antes de la invasión de Roma por parte de Odoacro y sus hordas.Y un día después de la asamblea en que se reunieron Orestes y Odoacro, para pedir éste último un tercio de la península italiana a cambio de los servicios ofrecidos a Roma. En realidad la entrevista entre Odoacro y Orestes tuvo lugar casi un año antes, el verano anterior a la coronación.
En la obra cinematográfica los bárbaros son presentados como Godos, cuando en realidad el pueblo al que pertenecía Odoacro y los suyos eran los Hiérulos, un pueblo de posible origen germánico (del norte de Germania) o bien escandinavo. Incluso algunos historiadores ponen el origen de Odoacro como esciro.
Tras la caída de Rómulo Augústulo e
l 4 de septiembre de 476, Odoacro le perdona la vida y lo confina en Castellum Lucullanum, en la bahía de Nápoles, dotándolo con una esplendida pensión. No como nos es contado en la ficción, en una fabulosa fortaleza construida en la isla de Capri cientos de años antes por el emperador Tiberio. Tiberio en Capri sólo construyó una impresionante villa de recreo, eso sí, vigilada fuertemente por una buena cantidad de guardias pretorianos.
Aunque en la cinta no se deja entrever muy claramente, Odoacro rechazó ser emperador de Roma y prefirió dar por terminado el Imperio pidiéndole a Zenón, emperador del Imperio de Oriente, que lo reconociera como Dux, haciéndolo así éste. Pero viendo alg
ún peligro por parte de Odoacro, Zenón apoyó la invasión de los ostrogodos al mando de Teodorico en 489 obligándolo a rendirse en 493 tras destruir sus tropas, año en el que parece ser que murió a manos del propio Teodorico.
A partir de aquí cualquier semejanza con la historia real es pura coincidencia y podemos ver en el film que Rómulo Augústulo es rescatado de Capri por un grupo de aventureros, soldados imbatibles, a los cuales se une una luchadora formidable del sur de la India, y es llevado a Britania donde buscan la última legión que da nombre a la película y al libro de Manfredi, la novena Legión. Allí en Britania, tras varias aventuras y peripecias nacerá el mito de la espada Excalibur. Curiosa pirueta entre la leyenda y la historia para crear una cinta de aventuras sin más pretensiones que divertir y hacer pasar un rato agradable. De todas formas creo que, a título personal, mezclar leyenda e historia no es muy recomendable ya que, por desgracia, muchas de las nociones históricas de algunas personas les vienen dadas por el cine y al mezclar los conceptos lo que se hace es dar una visión confusa y sesgada de la historia propiamente dicha. Por lo tanto, lo que sí sería interesante es que la contextualización y la ambientación históricas fueran lo más perfectas y precisas posibles. Por cierto, aunque errados los bárbaros de la película, podrían haber pasado perfectamente por unos estupendos visigodos. De todas formas cintas así hacen pasar un buen rato y a lo mejor incluso hacen crecer el interés por la historia, por lo tanto bienvenidas la cinta y sobretodo el libro de Manfredi.
Hoy el link es el de la página oficial de la película, de donde he extraído las fotos del artículo.

La Última Legión, la película.

Salud, The Damned


jueves, 30 de agosto de 2007

LAS NAVES VIKINGAS




¡Qué rabia! Cuando llegué al museo de barcos vikingos de Roskilde, a unos kilómetros de Copenhague, el Havhingsten ya había partido y era el último viaje del día. ¡Qué rabia!
El Havhingstein (ver foto izquierda) es una réplica de un barco vikingo encontrado en Skuldelev en el fiordo danés de Roskilde. Esta imitación hecha exactamente con los mismos materiales y de la misma manera en que hace mil años los vikingos construyeron el original, recorre el fiordo durante una hora, que es un tiempo suficiente para pasear a turistas y amantes de los vikingos, y tiempo también durante el que se estudia su navegabilidad y las implicaciones de la navegación en aquella época. El original se encuentra en el museo y fue reconstruido junto a sus cuatro hermanos hallados también en el mismo lugar, durante 25 largos años.
Fue en la década de los 50 del pasado siglo XX cuando se encontró en el fiordo de Skuldelev un rico pecio compuesto de cinco naves de distintas formas y usos. Se trataba de naves mercantes y una nave ligera de guerra, la Havhingstein, que hacia el año 1000 h
abían sido llevadas al estrecho brazo del fiordo para, según parece, bloquear la entrada al puerto natural de este y defender la ciudad que sería posteriormente la capital de la futura Dinamarca, Roskilde. Con el tiempo aquel bloqueo se perdió y quedó olvidado en el tiempo. No fue hasta el año 1962 en que se pudo comenzar a rescatar los pecios. Se tuvo que drenar toda aquella zona y crear una isla artificial para sacarlos sin dañarlos y sin que se perdieran para siempre. Como se ha dicho, la excavación, restauración y reconstrucción duró casi 25 años y de ello salió el Vikingeskibenmuseet, el museo de barcos vikingos que hoy se puede visitar por el módico precio de 80 coronas danesas (unos 12 euros aproximadamente).
El tratamiento para la reconstrucción y conservación de las piezas es largo y complicado. Una vez son sacadas éstas del agua se las mantiene húmedas hasta que son tratadas con glycol, que las hará manejables y las conservará endureciéndolas. El glycol, que es un producto de alto coste, se aplica caliente en el agua para que se vaya infiltrando en la madera y una vez empapada ésta en la solución, es sacada y dejada enfriar al aire mientras el glycol se endurece y crea una capa en la madera que la hace más fácil de tratar y manejar. La medición y el tratamiento de esas cuadernas se realiza con un sofisticado medidor electrónico que hace el trabajo más adecuado a la dura tarea que significa medir y encajar esos antiguos tablones en su lugar correspondiente. En una de las cabañas del museo podemos ver in situ como es el tratamiento de las cuadernas y su medición. Cuando entré pude observar a un rubio arqueólogo danés (ver foto derecha) trabajando en una de las piezas;quedé realmente asombrado y no quise molestarle con las miles de preguntas que se me agolparon en la garganta, ya que su trabajo es de precisión y preferí abstenerme.
Finalmente entré en el m
useo y pude observar esas maravillas del pasado que han llegado hasta nosotros. Vale más una imagen que mil palabras, así que vean ustedes esas joyas en las fotos.
Una de las cosas que me llamó poderosamente la atención en Dinamarca, es su inquebrantable convicción de que los vikingos lleg
aron a América. Hoy por hoy no hay ninguna prueba fehaciente de que esto fuera así, y las dos más endebles que podrían apuntar a algo semejante se desvanecieron como gotas de agua en el mar. Me refiero a la piedra de Kensington y al famoso mapa de Vinlandia, los cuales ya han sido demostrados como falsos.
Lo daneses, y creo que otros como los suecos y los noruegos, aunque no lo puedo afirmar con certeza, creen a ci
egas que sus antepasados llegaron a América con sus barcos ligeros sin ninguna comodidad para tan largo viaje. En un panel explicativo del museo de barcos vikingos informaban de las distancias que podían recorrer estas naves y el tiempo usado para ello. Me quedé asombrado al constatar que al mediterráneo tardarían 15 días. Así que ¿cuánto sería el tiempo que tardarían en llegar a América? Y eso pensemos que viajaban a la intemperie, y con las provisiones limitadas. Cierto es que solían llevar las provisiones pero que realmente vivían de lo que robaban y saqueaban durante los trayectos, pero cuando se hubieran dirigido a mar abierto ¿cómo lo habrían hecho?
En fin, que lo que podía apuntar a la veracida
d de esas hazañas está hoy en entredicho.
El mapa de Vinlandia se encuentra actualmente en la universidad de Yale y en este se puede observar una supuesta parte de Norte América conquistada por el famoso Leif Erikson y por Björn Herjörlfson. Pero recientemente unos investigadores británicos dieron a conocer la noticia de que el mapa no pudo ser anterior a 1923 ya que se utilizó una tinta que hasta ese año no existía.En cuánto a la piedra de Kensington es una piedra hallada en Kensington, Minnesota por un emigrante sueco en 1898. En esta piedra se contaría en alfabeto rúnico el desastre acaecido a un grupo de exploradores escandinavos en tierras americanas. Estos habrían llegado a América hacia mediados del siglo XIV. A la vuelta de una excursión de pesca de dos de los expedicionarios, estos se encontraron con que la mayoría de sus compañeros habían sido asesinados, cosa que reflejaron después en la citada piedra.
Obviamente desde un principio la piedra fue tomada por una falsificación y hasta hoy día nadie ha podido aseverar su autenticidad. De hecho la piedra no documentaría la llegada de vikingos, pues así solo se conoce a los piratas que hicieron sus correrías entre los siglos IX y XI, sino que serían católicos escandinavos, suecos y noruegos más concretamente según la propia piedra nos lo indica.
Resumiendo, yo no creo que realmente los vikingos llegaran a América, me parece un dislate, al igual que creer que los peruanos pudieron alcanzar las costas de Europa o de China, pero bueno eso ya es otra historia.
Aquí les dejo unos links muy interesantes, uno sobre vikingos en general y otros dos sobre el mapa de Vinlandia y la piedra de Kensington, donde podrán abundar sobre el tema, ya que tienen enlances interesantes también y por último el link del Museo de Barcos Vikingos de Roskilde.
Los Vikingos
El Mapa de Vinlandia
La piedra de Kensington
Museo de Barcos Vikingos

Salud, The Damned.
Publicar entrada






domingo, 19 de agosto de 2007

Visita al Museo del Oro de Bogotá y exposición sobre el Señor de Sipán II


Después de salir satisfecho del Museo del Oro decidimos visitar el Museo Nacional, donde había una exposición sobre el Señor de Sipán.

El Museo Nacional se encuentra en el centro de Bogotá, creo recordar que en la Avda. 7ª y es un edificio antiguo que en su época fue una prisión.

La exposición estaba patrocinada por la compañía de Gas Natural y era pequeña pero intensa, es decir, tenía los elementos necesarios para hacerse una idea de como fue la tumba que se encontró en Huaca Rajada. Por lo tanto la exposición hacía más hincapié en lo encontrado en la tumba que no en la cultura moche ni en como acaeció el descubrimiento.

El hallazgo fue muy similar al de Malagana, en el Departamento del Valle del Cauca, en Colombia (Ver entrada anterior) en cuanto a robo y saqueo de las tumbas, pero esta vez fue la arqueología la que ganó la baza a los huaqueros, ya que Walter Alva, el descubridor, y sus ayudantes defendieron el yacimiento incluso con rifles.

La tumba del Señor de Sipán ha sido considerada como la homóloga americana de la tumba de Tutankamón o de la tumba del emperador Hoang ti, de China, protegido por sus 8000 guerreros de terracota.

Fue en marzo de 1987 cuando el arqueólogo Walter Alva hizo el mayor descubrimiento del Perú, en la zona de Lambayeque. El yacimiento está situado en Huaca Rajada, Sipán a unos 35 km de la población de Chiclayo en Lambayeque. Pertenece a la cultura moche.

La tumba estaba cubierta por troncos de algarrobo y adobe. El cuerpo se encontraba envuelto con fundas y ornamentos de oro. El que debió ser el señor de Sipán estaba rodeado por sus servidores en vida. A ambos lados había dos esqueletos masculinos que se supone debían ser de sus jefes militares y civiles. Tanto en la cabecera como en los pies se hallaron dos esqueletos de mujer, el de los pies estaba acompañado por el esqueleto de un perro. De éstas se ha supuesto que pudieron ser su esposa y una concubina. En 1989 se descubrió otra sepultura repleta de ornamentos de oro, que se atribuyó a los últimos restos de un gran sacerdote. En 1990 se encontró otro enterramiento que parece ser perteneció a otro Señor de Sipán anterior al primero, llamado el antiguo Señor de Sipán. En total aparecieron unos once enterramientos, en todos se pudo encontrar orejeras, narigueras y toda clase de artilugios como coronas en forma de hacha y todo en oro. También se encontraron abundantes figuras en terracota y vasijas de cerámica globular característica de la cultura moche.

La cultura Moche o Mochica se desarrolla en la costa norte del Perú entre los siglos I al VII d.c. Su influencia llega hasta Lambayeque. Se caracterizan por una agricultura muy desarrollada y extensiva, en la cual se podía encontrar cultivos de papa, maiz, yuca, calabaza y frutas entre otros productos. También fueron excelentes navegantes y conformaron una sociedad clasista y jerarquica basada en una aristocracia de caracter militar.

La cerámica moche es muy expresiva siendo sus esculturas muy realistas, caracterizadas por su forma globular y los colores acres y rojos. Se ha de resaltar sus retratos hiperrealistas que suelen expresar las condiciones y sentimientos humanos.

Si algún día tienen oportunidad de ir a Perú o la opción de poder ver alguna exposición sobre el Señor de Sipán, les recomiendo encarecidamente que no se la pierdan.

Por mi parte mañana salgo para Dinamarca y allí espero visitar el mejor museo sobre vikingos. Además se pueden observar los restos de drakkars auténticos y comprobar como se fabricaban y , si se tiene suerte, poder dar un breve paseo en uno de ellos. Por lo tanto la próxima entrada será sobre los vikingos.

Les dejo dos links sobre el Señor de Sipán, la primera es la página de Walter Alva y la segunda una entrada de wikipedia sobre el museo de las Tumbas Reales, donde se hallan hoy día los restos encontrados en Sipán.

Página de Walter Alva
Museo de las Tumbas Reales de Sipán
Salud.
The Damned

sábado, 18 de agosto de 2007

Visita al Museo del Oro en Bogotá y exposición sobre el Señor de Sipán (I parte)

El pasado 3 de agosto tuve la oportunidad de visitar el Museo del Oro del Banco de la República en Bogotá, Colombia. Aunque ya había estado en otra ocasión, esta vez me sorprendió gratamente, pues habían hecho unas remodelaciones en la estructura y en el discurso museístico. Se sacaron las piezas más importantes de la cámara del oro y las distribuyeron por el recinto, dando fuerza narrativa e ilustrativa a la historia de aquel país.
La colección más importante de piezas de oro de América Latina se empezó en 1939 con la compra del Poporo para frenar la destrucción del patrimonio cultural e histórico. Desde entonces se han reunido más de 35.000 piezas de oro y tumbaga y otros materiales, como la cerámica, la concha, etc. Hoy día este museo exhibe tan solo un 10% de sus posesiones.
La exposición recoge un paseo por la historia prehispánica departamental, iniciándose con los primeros pobladores a modo de introducción, continúa entre los diversos departamentos y culturas entre las que cabe destacar las de Nariño, Tumaco, Calima, San Agustín, Quimbaya, Tairona y Muisca entre otras. En el museo hay piezas realmente maestras e importantes, tanto a nivel arqueológico como a nivel de orfebrería. Citemos entre ellas el ya mencionado Poporo, hecho en tumbaga (una aleación de oro y cobre), la balsa muisca de El Dorado, el casco del cacique en oro, etc. Pero en realidad las estrellas del museo son el Poporo y la balsa muisca.
El museo consta de tres plantas y en la segunda podem
os hallar la cámara del oro propiamente dicha. La primera vez que la visité era literalmente una cámara acorazada donde se guardaba un abigarrado montón de piezas de oro sin orden ni concierto. Hoy día sigue siendo una especie de caja fuerte gigantesca, pero en la que se han dispuesto las centenares de piezas conformando un diseño parecido a cardumenes de peces, con un espectacular juego de luces y musica que a uno le daba la sensación de ser un Indiana Jones cualquiera entrando en una cueva de tesoros de alguna ignota civilización perdida. En esta cámara podemos encontrar cientos de narigueras, pectorales, orejeras, etc. de diversos tamaños que conforman el grueso de la colección en oro, al menos de lo expuesto.
En Colombia se aglutinaron diversas culturas que trabajaron
el oro, desde los quimbaya hasta los muiscas, pasando por los taironas y los sinúes del caribe. Esta riqueza, tanto histórica como crematística, se ha perdido en gran parte por culpa de los huaqueros, los actuales salteadores de tumbas que roban y malvenden lo sacado a coleccionistas particulares de todo el mundo. Esto me retrotrae a una anecdota que leí en el Museo Nacional de Colombia. Teniendo la ocasión de presentar la exposición sobre el Señor de Sipán, hacían una comparativa entre las piezas de Sipán y las de la cultura de Malagana, en el Departamento del Valle en Colombia. Allí se exponía la analogía entre ambas culturas y, además, sobre el descubrimiento de la Hacienda de Malagana, que realmente pertenece a la cultura Calima. El descubrimiento de Malagana fue accidental, como la mayoría de los grandes descubrimientos. En 1992 un trabajador de la hacienda al hacer un agujero descubrió un tumba indígena, en la cual se hallaban piezas de oro. La noticia corrió por todo el Valle y se juntaron montones de huaqueros que saquearon el yacimiento. Lo más increíble de la cuestión es que, enterados los arqueólogos, decidieron ir a interrumpir el proceso de saqueo y hacer los estudios pertinentes. La cosa fue imposible ya que los huaqueros se habían unido y armado y no dejaron acercarse a los arqueólogos hasta que se consideraron satisfechos. Afortunadamente se pudo salvar una pequeña parte del material y el museo consiguió hacerse con él y así poder obtener gran información de las culturas del Valle del Cauca de dos mil años atrás. El tema de los huaqueros en América Latina es muy grave. Se trata de un mal endémico que mueve unos dividendos enormes, creo que es la segunda fuente de beneficios para los traficantes después de la droga y antes del tráfico de armas. Voy a contar un pequeño detalle que me acaeció la primera vez que estuve en Colombia. Aquellos días estaba en Cali y aquel en concreto me dirigía a visitar el zoológico de esa ciudad. En el camino vi a un tipo sentado con una mercancía expuesta, se trataba de cerámica y figuras en un estado impecable. Yo pensé que eran reproducciones muy bien facturadas y nos detuvimos para preguntar, más por curiosidad que por otra cosa, el precio de alguna de esas piezas. El tipo me dió un precio exorbitante, como de un millón de pesos por una figura grande. Le hice la observación indicándole que me parecía abusivo un precio así por una reproducción. Entonces aquel hombre, con mas flema que un inglés, me respondió que no era ningún tipo de reproducción, sino que era auténtica, al igual que todo lo que tenía expuesto y otras más que llevaba en el carrito que estaba en su lado, pues él era huaquero y así se ganaba la vida. Yo no salía de mi asombro por la frialdad y la falta de escrúpulos y le dije entonces que me negaba a comprar nada robado. Él insistió en que mirase bien las piezas, que eran de buena calidad y que tenía más, que si quería podía ir a mi hotel y traerme un catálogo y hacer negocios. Le insistí en que no me interesaba nada y que, además, en caso de que le comprara algo me sería requisado de inmediato por la policía del aeropuerto. Insistió alegándome que me haría unas facturas falsas de compra que pasarían por legales y que no me pondrían pegas. Mi estupefacción iba en crescendo, pero llegó al clímax cuando me dijo que tenía muy buenas relaciones y que tenía clientes de México, España, Inglaterra, Estados Unidos, etc y me fue dando nombres de sus clientes...¡iIcreíble! Yo llegué a decirle finalmente que era arqueólogo, fue peor pues acabó apelando al sentido de compañerismo y a lo duro que era el trabajo de excavación, como yo ya sabía. Finalmente me lo saqué de encima diciendo que bueno, que ya volvería y me inclinaría por algo, que ahora tenía prisa. Asombrosamente me pasó una tarjeta con su dirección, su nombre y su oficio: ¡Huaquero!
Volviendo al tema del Museo del Oro, y para finalizar esta parte, me gustaría hacer un pequeño inciso sobre las dos piezas fundamentales del Museo, el Poporo y la Balsa Muisca.
El Poporo es uno de los símbolos nacionales de Colombia, al igual que Juan Valdez, ya que representa el esfuerzo de una nación por recuperar su pasado. Un Poporo es un recipiente para guardar la cal u otras sustancias que se utilizaban en la combinación para masticar la hojas de coca, principalmente por el chamán. El del Museo del Oro se lo puede datar entre el año 0 y el 600 d.c. Fue encontrado en la Loma del Pajarito, en el departamento de Antioquia.
La balsa Muisca es una figura de ofrenda que representa al cacique convertido en El Dorado. La ceremonia de El Dorado se celebraba en las lagunas de la zona., especialmente la de Guatavita. Cuando un cacique muisca iba a tomar el mando del cazicazgo se iniciaba la ceremonia soplándole polvo de oro hasta cubrirlo completamente. Entonces era subido en una balsa con su séquito y enviado hasta el centro de la laguna donde debía hacer una gran ofrenda en oro.
La balsa está hecha en oro y pertenece a la cultura muisca, datada entre el 600 d.c. y el 1600 d.c. Fue hallada en el altiplano, en Pasca, Cundinamarca.
Bueno aqui nos hemos de despedir por el momento, para la próxima dejamos la segunda parte, la exposición sobre el Señor de Sipán.
Ahí les dejo algunos links interesantes. El primero es la web del Museo del Oro y el segundo es un blog que hace un comentario sobre el asunto de la hacienda Malagana. Las ilustraciones son del Poporo, la balsa muisca y el casco de oro.
Salud.
Museo del Oro. El Banco de la Republica
http:// enmediodelruido.blogspot.com/2007_02_01_archive.html
The Damned.


viernes, 17 de agosto de 2007

Prima Introitus (17-08-2007)


Esta entrada es a modo de presentación. Intentaré exponer brevemente las ideas que, groso modo, van a motivar la generación de este blog.
En principio aclararemos el título. Calix Permixtio vendría a ser una especie de cajón de sastre donde todos los temas pueden tener cabida, aunque la temática me gustaría que fuera variada, sería deseable que se mantuviese dentro de unos conceptos. Me explico. La idea general será exponer comentarios sobre el mundo de historia y arqueología, comentarios a noticias, exposiciones de nuevos hallazgos, etc. Pero sin descartar otras temáticas relacionadas que puedan aportar nuevas ideas y valores a todos. Intentando aportar buenos links que nos ayuden en las temáticas y que conformen un todo general aceptable.
Bueno, creo que esta declaración de intenciones esta servida. Por ser hoy la primera entrada lo dejaremos así. Por lo tanto hasta la próxima.
Ah, antes de irme... ahí les dejo el primer link, es de mi página web, si les apetece pueden dar una vuelta por ella.
The Damned.

www.eramprunya.galeon.com